Vecinos de los barrios porteños de Montserrat y San Telmo se movilizaron este domingo en contra de la iniciativa del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de modificar el casco histórico porteño e instalar un polo gastronómico.

El fundador del Observatorio del derecho de la Ciudad y vecino del barrio de San Telmo, Jonathan Valdivieso, señaló que el gobierno de la Ciudad quiere llevar a cabo una modificación del casco histórico, pero aclaró esta área no puede modificarse porque es el área de protección patrimonial más importante que tiene la ciudad. Advirtió que también quedarían eliminados los colectivos que recorren la zona

Los vecinos se agruparon sobre la avenida Independencia, en intersección con la calle Defensa, en el barrio porteño de San Telmo. En algunos de balcones de edificio de la calle Defensa había carteles de color celeste con la frase “Paren de arruinar nuestra calidad de vida” y “No al patio de comidas en las calles del casco histórico”.