Como era de esperar la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA) tomó cartas en el asunto y suspendió por dos años para toda actividad vinculada con el rugby a 13 simpatizantes/jugadores de Newman (entre ellas un menor de edad) que protagonizaron incidentes durante la semifinal del torneo bonaerense jugada en CASI el pasado 4 de noviembre entre Newman (23) y Alumni (24).

La Comisión de disciplina también suspendió para jugar como local en su cancha a Newman, por 8 fechas; las 2 primeras fechas de suspensión comprenderá a todos sus equipos juveniles de M-16 del 2024, M-17, M-19 y del Plantel Superior.

De acuerdo con el parte informativo que dio la Comisión, firmado por Eduardo Travers, quedó demostrado que al finalizar el encuentro hubo reiteradas faltas de respeto, insultos reiterados, escupitajos y agresión de hecho al árbitro, todas faltas calificadas de carácter grave múltiples y reiteradas. Situaciones que se sucedieron mientras el árbitro y colaboradores ingresaban al vestuario.