A menos de siete días de haber asumido el presidente Javier Milei tiene en su escritorio la primera renuncia de un integrante de su equipo de gobierno. Se trata de Eduardo Roust, subsecretario de Comunicación, quien manifestó en su carta que “por motivos estrictamente personales, he tomado la decisión de no formar parte del equipo de comunicación del Gobierno del presidente Javier Milei”.

Aunque no se especificó en la dimisión, la misma está íntimamente relacionada con el destino que le estaban encomendando a Roust, hacerse cargo de la agencia de noticias Telam. En los hechos representaba una confrontación con el personal periodístico de esa empresa de comunicación que tiene un pasado reciente de dura lucha durante el macrismo cuando Hernán Lombardi avanzó sobre trabajadores del sector sin mayor éxito.

En el formalismo, el ahora ex funcionario, explicó que “el vértigo que tiene el territorio digital o el mundo moderno de las comunicaciones, requiere de una velocidad informativa sin precedentes. Estas circunstancias hacen que el trabajo resulte para mí un poco “inhumano” y me aparte de cuestiones esenciales de mi vida”.