Una multitud se movilizó hasta el Congreso Nacional este miércoles bajo el lema “La patria no se vende” y en contra de la llamada mega ley “ómnibus” que será tratada en diputados este jueves (aunque podría pasarse para la semana próxima). A la hora de los discursos Héctor Daer, uno de los referentes de la CGT le pidió a los legisladores que “miren al pueblo y no traicionen a los trabajadores”, mientras que su par Pablo Moyano Moyano afirmó que están llevando “adelante una reforma laboral para sacar derechos”.

La primera línea de la movilización, que se instaló cerca del palco desde donde hablaron los referentes de la CGT, fueron columnas de los principales gremios. Por detrás se agregaron movimientos sociales que adhirieron a la protesta y gremios menores. Cerraba la hilera de manifestantes que cubrió y cortó la circulación vehicular de la Avenida de Mayo y calles aledañas a la Plaza de los dos congresos, miles de personas que llegaron por iniciativa individual. En su gran mayoría pertenecientes a la clase media.