Mar del plata tuvo este jueves su segunda jornada de protesta y cacerolazo contra las reformas anunciadas por el presidente Javier Milei. Hubo corte de circulación vehicular en la avenida Luro pese al operativo policial que buscó impedirlo. La protesta se dio en el marco de una severa restricción que impuso el municipio suspendiendo la entrega de cajas navideñas como lo viene haciendo desde hace muchos años.

Tras las primeras protestas de este lunes el intendente de local, Guillermo Montenegro expresó que denunciará “a quienes quieren tomar a la ciudad como rehén y vamos a ir hasta las últimas consecuencias“ apuntando a las organizaciones piqueteras que reclaman mayor asistencia de alimentos en el marco de las fiestas de fin de año. El municipio resolvió eliminar por completo la entrega de las canastas navideñas que hace años se reparten en los barrios más vulnerables de la ciudad.