Mientras el presidente Javier Milei viaja este viernes a Río Gallegos, desde donde se trasladará mañana a primera hora a la Base Marambio en la Antártida Argentina, en Casa Rosada llegará la primera misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) bajo su gobierno. Será recibida el lunes por el ministro de Economía, Luis Caputo; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y autoridades del Banco Central.

La llegada del equipo técnico del organismo multilateral, encabezado por Luis Cubeddu y Ashvin Ahuja, tendrá como principal eje de análisis la posibilidad de “reencauzar el acuerdo que esta caído por el incumplimiento en todas las metas que el Gobierno anterior había pautado con el organismo”, según señaló ayer el vocero presidencial, Manuel Adorni, en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

El martes pasado, ante la consulta de Télam, voceros del FMI señalaron que el objetivo del equipo técnico será “continuar las negociaciones sobre la séptima revisión del programa apoyado por el FMI” agregando que tienen como objetivo apoyar los “esfuerzos en curso para restablecer la estabilidad macroeconómica en beneficio de Argentina y su gente”.

El Banco Central emitió un informe de objetivos para 2024 en el que afirmó que “se ha progresado rápidamente en el dialogo formal con los organismos internacionales, incluyendo el Fondo Monetario Internacional”. En el documento se detalla que el “objetivo central es despejar la incertidumbre en torno a los desembolsos pactados con vistas a atender los futuros vencimientos de capital”.

Esa incertidumbre, continua el documento que está publicado en la página web del BCRA, “responde a la obligación que enfrenta la Argentina de iniciar el proceso formal de solicitud de una dispensa (waiver) por el incumplimiento de las metas acordadas en agosto de este mismo año”, precisó la entidad que preside Santiago Bausili.

Adicionalmente, señaló que “el Gobierno hará los esfuerzos necesarios para restablecer la vigencia del acuerdo firmado con el FMI y llevará a cabo negociaciones adicionales que considere contribuyan a mejorar las condiciones de financiamiento vigentes”.

Días atrás, el ministro Caputo negó que se haya acordado la llegada de fondos frescos provenientes del FMI y ratificó el cumplimiento de los compromisos de deuda.

Por lo pronto, en enero Argentina debe abonar unos 1.900 millones de dólares de vencimientos y, aunque no lo comunicaron formalmente, en el Gobierno dejaron trascender que harán uso de la posibilidad de extender el plazo hasta fin de mes.

Respecto a esto último, fuentes del FMI confirmaron esta última posibilidad, que es la de reagrupar los vencimientos de enero y abonarlos a fines de este mes.