El Gobierno puso en marcha su plan para intervenir todos los registros automotores del país, una de las promesas de campaña de Javier Milei. En ese contexto, el viceministro de Justicia, Sebastián Amerio, hizo la presentación formal mediante una nota dirigida al secretario de Justicia y firmada por Carlos Medina, subsecretario de Asuntos Registrales del Ministerio de Justicia.

Actualmente en el país existen 1.557 registros de la propiedad automotor y según los últimos relevamientos, se realizan unas 180.000 transferencias o inscripciones por mes, entre automóviles, motocicletas y transporte pesado, incluyendo maquinaria agrícola.

El sistema registral depende de la Dirección Nacional de Registro Automotor (DNRPA) y funciona en la órbita del Ministerio de Justicia. Las críticas no sólo apuntan al sistema burocrático poco eficiente, costoso y complejo, sino también porque se lo sindica como una caja política, ya que una parte de las asignaciones están relacionadas con exfuncionarios, o familiares directos o indirectos.

Dentro de los ejes de su campaña electoral, La Libertad Avanza cuestionó el modo de nombramiento de sus titulares incluyéndolos dentro de los privilegios de la “casta política” y enfatizar que forman parte de un sistema que el nuevo gobierno desmantelaría como parte de su reorganización de los organismos públicos.

En varias oportunidades, Javier Milei dijo que cerraría los registros automotores y anularía el Impuesto de Sellos y los aranceles de patentamientos y transferencias de vehículos.