Un relevamiento sobre la comercialización de productos estacionales y de consumo masivo efectuado por la Cámara de Operadores Productores Mayoristas Frutihortícolas del Mercado Central de Buenos Aires (COMAFRU) identificó dispersiones en los valores que inciden negativamente en la economía de los hogares.

Fabián Zeta, presidente de COMAFRU, ratificó que “hay una dispersión de precios en los productos de mayor consumo”. Explicó, en nota realizada en Radio Nacional, que las subas se ven en las cadenas de supermercados mientras que en las verdulerías se venden muy por debajo por lo que recomendó comprar en los comercios del barrio.

“La gente tiene que estar informada y los medios de comunicación estén en diálogo con nosotros” y, reiteró, “queremos consumidores responsables” afirmó Zeta destacando que la entidad que representa buscará plantear estas cuestiones ante autoridades del nuevo gobierno: “esperamos una pronta reunión para plantear la problemática del sector”, explicó.

A modo ilustrativo, ejemplificó lo relevado en algunos productos como la papa que, adquirida por los minoristas entre 300 y 350 pesos por kilogramo, se encuentra en góndolas hasta 1200 pesos. La Cebolla, con un costo minorista entre 150 y 170 pesos por kilogramo, se ofrece al público 429 pesos, la zanahoria, a un precio de 250 a 320 pesos por kilogramo para minoristas, la encontramos a 799 en góndolas, o el tomate, comprado por verduleros entre 300 y 500 por kilogramo, se vende al público a 2200 pesos.