La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires puso en marcha una serie de operativos de fiscalización remota y presencial sobre el sector gastronómico, con el objetivo de reducir la evasión en Ingresos Brutos, ya que ese rubro registra un alto nivel de incumplimiento.

Cristian Girard, director de ARBA, subrayó que “a partir de las herramientas de fiscalización remota, y la labor de inteligencia fiscal que desarrolla el organismo, detectamos importantes inconsistencias en restaurantes del territorio bonaerense”.

En la geografía bonaerense, existen alrededor de 34.500 contribuyentes inscriptos en ese rubro. La información de ARBA señala que más de la mitad registra incumplimientos. La evasión de Ingresos Brutos en establecimientos gastronómicos alcanzó los $2.666 millones a lo largo de este año. Los operativos hacen el foco especialmente en los restaurantes más exclusivos y corredores gastronómicos de la zona norte del área metropolitana bonaerense.

Los equipos de fiscalización concentrarán su labor, en los últimos días del año, en establecimientos de San Isidro, Martínez y La Plata, y durante la temporada de verano extenderán esas acciones a distintas ciudades de la costa atlántica.

En este tipo de controles presenciales, las y los fiscalizadores de ARBA verifican, durante toda la jornada, la emisión de comprobantes del restaurante, analizan las comandas, la disponibilidad de medios de pago electrónico y efectúan un relevamiento de la capacidad instalada de los locales, entre otras tareas.

La labor fiscalizadora en el verano, a la par del sector gastronómico, también se enfocará en otros rubros con índices elevados de evasión en Ingresos Brutos, como la hotelería y los alquileres temporarios. Respecto de los tributos patrimoniales, se centrará en las embarcaciones de lujo sin registrar y las construcciones no declaradas.