Aerolíneas Argentinas informó este lunes que cerrará su balance de este año con ganancias por 32 millones de dólares y sin haber tomado fondos de los 90 mil millones de pesos que tiene asignado en el presupuesto nacional. Con estos números la empresa alcanza el equilibrio financiero por primera vez desde 2008, cuando el Estado Nacional recuperó el control de la línea área.

La compañía cuenta en la actualidad con 84 aviones y tiene proyectado sumar 6 más el año próximo. Flota que incluyó el ingreso de 2 aviones cargueros puros y la renovación de la flota Embraer 190 a partir de 2024, cuando comenzarán a ingresar los nuevos E195-E2. Transportó casi 12 millones de pasajeros en 39 vuelos de cabotaje con 52 destinos federales (no pasa por Buenos Aires), y más de 2,8 millones a los 21 vuelos internacionales que opera.

Aerolíneas viene reduciendo significativamente su déficit desde que en 2019 alcanzara los 667 millones de dólares: durante 2020 y 2021, los dos años de pandemia, se situó en 654 y 439 millones respectivamente, mientras que en 2022 se redujo a 246 millones. Para este año, la empresa superará el récord de pasajeros de 2019: llegará a los 14,050,000 y prevé para 2024 superar los 16,000,000.

Los ingresos por ventas que este año estima cerrar en 2,126 millones de dólares: un 24% más que en 2022 y un 34% más que en 2019. También se destacan los 100 millones de dólares que la empresa logró ingresar a través de un fideicomiso administrado por BICE Fideicomisos S.A., empresa del Banco de Inversión y Comercio Exterior.

Asimismo, en 2023, Aerolíneas transfirió al Estado 176,000 millones de pesos, contra los 6,000 millones que recibió correspondientes al presupuesto 2022, que, a su vez, fue ejecutado en solo un 67%.

“Aerolíneas demostró, en muy poco tiempo, que con un Plan de Negocios serio y responsable, la sustentabilidad es posible. Y lo hicimos sin usar el presupuesto asignado por el Estado, con récord de pasajeros, más aviones, más destinos, más rutas y agregando valor a todo el sector turístico”, explicó Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentinas.

También sumó un nuevo simulador de vuelos a su centro de capacitación (CEFEPRA), generando ahorros por 7.6 millones de dólares cada año y un ahorro total de 26 millones de dólares producto de capacitar en propio al personal en los 5 simuladores de vuelo que la empresa posee. A su vez, dicho centro generó ingresos por 2 millones de dólares por servicios a terceros. En la misma línea, el área de mantenimiento generó ingresos por 4.9 millones de dólares por el trabajo a otras