El juez federal Daniel Rafecas, dando curso a un pedido de la Unidad Fiscal, ordenó este jueves la captura internacional de cuatro ciudadanos libaneses a quienes se los indica como sospechosos de ser “partícipes secundarios” en la concreción del atentado a la sede de la AMIA ocurrido el 18 de julio de 1994.

Los pedidos de captura fueron presentados por la fiscalía en noviembre del año pasado y ahora el magistrado a cargo del caso las ordenó y libró oficio a Interpol, según la orden de captura. Los acusados se encontrarían en Paraguay.

El atentado a la sede de la AMIA es uno de los tantos fracasos de la Justicia de nuestro país. Cumplirá el mes próximo 29 años de impunidad. La explosión que destruyó el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina ocurrió a las 9,53 del 18 de julio de 1994, provocó la muerte de 85 personas y la mutilación y heridas de otras 300.