Los más íntimos del círculo de Javier Milei aseguran que se trabajó tanto en el control emocional que se terminó descuidando el contenido que debía tener en el debate presidencial. Reconocen que el libertario obvió consejos sobre como avanzar contra el ministro de economía, aceptó ser interrogado por él mismo, se quedó sin respuestas o fueron demasiado vagas y hasta banalizó temas sensibles como Malvinas trazando un paralelismo comparativo con un partido de fútbol.

El mal desempeño de Milei, claramente derrotado en el pleito con Massa, generó que ninguno de sus acompañantes salieran a realizar declaraciones de apoyo ni bien finalizó el mismo, dejando a los acompañantes de Massa que se hicieron dueños de ese momento. Tampoco lo hicieron en gran número este lunes. El propio Mauricio Macri no lanzó ningún mensaje en redes sociales señalando algún comentario sobre el debate.

Con notas en un par de medios amigables con su persona Milei intentó este lunes reflotar la mala imagen que dejó anoche . Estuvo lejos de remediar en algo lo cosechado. Buscó escusas poco entendibles, algunas de ellas insólitas. Por ejemplo, aseguró que Massa asesorado por psicólogos colocó personas en el saló que tosían cuando él hablaba.

Especulaciones varias sobre esos 90 minutos del ida y vuelta entre quienes protagonizará la elección del próximo domingo. La primera es que Milei va quedando cada vez en mayor soledad. Macri habría dejado en Bullrich la recta final de la adhesión al libertario. Si bien no son pocos los que sostienen que eso ya lo tenía decidido con anterioridad al domingo, la mala performance que tuvo Milei en el salón principal de la Facultad de Derecho no hizo más que ratificar su abrupto despegue. La ausencia en el pleito verbal de referentes importantes del Pro merece esa lectura.

Para colmo hubo eco internacional. Los principales diarios del mundo reflejaron el debate presidencial dejando a Milei como el gran derrotado. El diario español El País tituló: “Massa arrincona a un Milei apagado en el último debate presidencial en Argentina”. También consideró que “Massa domina psicológicamente a Milei en un debate presidencial de enorme audiencia en Argentina”.