Se trata del flamante presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, quien este jueves aseguró que se ajustará “al principio de imparcialidad y equidad” y llamó a “abrir el camino del diálogo constructivo para obtener consensos fundamentales”.

Tras ser designado, Menem dijo que está convencido de que es necesario “trabajar para superar el descrédito de la política en general y del Parlamento en particular, para lo cual tenemos que dinamizar su funcionamiento”.

A la vez, anticipó que promoverá una reforma del reglamento de la Cámara “deseando que todas las bancadas participen de la elaboración y aprobación del texto y las modificaciones que se acuerden”.

Además, agradeció a los integrantes de “la Cámara integrada por los legítimos representantes del pueblo argentino”, así como a sus padres por haberle “inculcado los valores que entiendo son los más importantes para un ser humano: la lealtad, el valor de la palabra, la solidaridad, la honestidad, la humildad, el mérito, el esfuerzo, el sacrificio, que me han permitido transitar el camino de la vida, con la suprema finalidad de contribuir a trabajar para vivir en una sociedad más justa”.