Toyota anunció que detendrá su producción en su planta de Zárate por falta de piezas para integrar las unidades. Según publica el portal InfoGremiales se trata de una determinación que está sucediendo también en otras terminales automotrices generando dudas sobre el futuro del sector para todo el año.

El medio recuerda que durante el macrismo hubo en total 19 turnos de producción suspendidos. General Motors, Volkswagen, Renault y Nissan tomaron la decisión de prolongar la inactividad de sus plantas que habían iniciado a fines de diciembre por vacaciones.

El origen del problema tiene que ver con las divisas. Es que pese a la flexibilización del régimen de importaciones y las primeras liberaciones de dólares por parte del Banco Central, las automotrices siguen en jaque.

Todas acumulan deudas generadas durante todo el 2023 que, según datos de la Asociación de Fabricantes Automotores (ADEFA), superan los US$7000 millones (incluyendo terminales y autopartistas); y varias empresas del exterior ya anunciaron que no brindarán nuevos insumos hasta que estas se cancelen.