La noche del 30 de diciembre de 2004, una bengala encendida en el recital que la banda Callejeros estaba dando en el boliche República Cromañón del barrio de Balvanera, en la Ciudad de Buenos Aires, prendió fuego el techo de material inflamable.

El incendio desatado en el local, al que había entrado el doble de la capacidad admitida, sumado a la imposibilidad de abandonar el lugar porque la salida de emergencia estaba bloqueada, ocasionó la muerte de 194 personas y lesiones de diferente consideración a 1.500 personas.

En 2009, la justicia condenó al gerenciador del local, Omar Chabán, al manager de la banda Diego Argañaraz, al subcomisario Carlos Díaz, al coordinador general del boliche Raúl Villarreal y a las funcionarias Fabiana Fiszbin y Ana María Fernández.

En 2011, Casación atenuó las calificaciones de incendio doloso a culposo -y achacó esa misma figura a los integrantes de Callejeros-; y de incumplimiento a omisión de los deberes de funcionario público.

En tanto, el 27 de octubre de 2022, el Congreso aprobó la Ley Nacional 27.695 de expropiación del local de Cromañón para la creación de un espacio dedicado a la memoria de lo ocurrido, norma que fue reglamentada el 1º de diciembre de este año.

Por otro lado, el 1º de noviembre pasado, el Gobierno declaró Monumento Histórico Nacional al antiguo boliche bailable República Cromañón y al hotel lindante, ambos ubicados en la calle Bartolomé Mitre del barrio porteño de Balvanera.

El decreto 571/2023 publicado en el Boletín Oficial también resolvió declarar al “Paseo de Los Pibes de Cromañón” como Lugar Histórico Nacional y a la Colección Cromañón alojada en el Archivo Nacional de la Memoria como Bien de Interés Histórico Nacional.