Alberto Fernández cenó este lunes en la quinta de Olivos con dirigentes de la CGT con quienes habló de la situación salarial y la reapertura de paritarias. De la cúpula sindical asistieron Héctor Daer y Carlos Acuña, también participó de la reunión que se extendió por casi tres horas el Ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Otros referentes del sector que participaron del encuentro fueron Gerardo Martínez de la UOCRA; José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias; Gerardo Martínez de la Unión Obrera de la Construcción y Andrés Rodríguez, de UPCN, entre otros. Pablo Moyano estaba invitado pero prefirió pegar el faltazo, las diferencias con sus pares de la central obrera se han profundizado en los últimas semanas.

Abordaron la idea que mantiene el Presidente de dar una suma fija para todos los trabajadores y tiene rechazo de algunos referentes gremiales que entienden que la misma entorpecerá las negociaciones paritarias. Hubo referencias al conflicto en el sector neumáticos que mantiene paralizada la actividad complicando una cadena más amplia de producción que abarca al sector automotriz, uno de los más dinámicos en la actualidad.

“Empezó como un conflicto sobre los salarios. Después, con los bloqueos, el tono fue cambiando. Es una discusión compleja: hacemos un llamado a la sensatez. El sector de los neumáticos es importantísimo y transversal para todos”, aseguró este martes la vocera Gabriela Cerruti enmarcando la reflexión como parte de la respuesta que el primer mandatario le dio a los sindicalistas cuando éstos le pidieron que endurezca su posición. 

“La reunión del Presidente con la CGT estaba pautada”, aseguró Cerruti destacando que el país tiene un nivel de crecimiento y de baja del desempleo que es histórica. Ayer volvimos a tener datos de crecimiento industrial. Todo esto significa un horizonte importantísimo, aunque sabemos que falta”.