Antes de partir a Washington, Martín Guzmán ratificó anunció que comenzará a discutir en los próximos días con empresarios y sindicatos el proyecto de “renta inesperada” buscando redistribuir las ganancias extraordinarias, por inesperadas que han obtenido algunas empresas a partir del efecto que generó la guerra entre Rusia y Ucrania.

Abarcará a un pequeño grupo de compañías que durante el 2021 han obtenido una renta superior a los mil millones de pesos por lo que no abarca a las Pyme y solo refiere al 3% de empresas, según detalló el propio Guzmán.  “Solo el 3,2% de las empresas de nuestro país tuvieron esa ganancia en 2021”, comentó durante el anuncio del bono a sectores del trabajo informal, monotributistas y jubilados.

A partir de estos datos el objetivo es consensuar criterios con distintos sectores a quienes se pondrá al tanto del mecanismo a utilizar para determinar como se encuadra el cobro de la renta inesperada. “El Gobierno tiene como objetivo central garantizar el crecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores en todo nuestro espectro laboral y productivo”, explicó Guzmán.