En plena campaña electoral la precandidata presidencial Patricia Bullrich aseguró que están trabajando junto a su equipo económico en buscar un blindaje, a través de un nuevo y mayor endeudamiento con el FMI, para abrir el cepo al dólar. Se trata de una propuesta similar a la que llevó adelante Fernando De la Rúa y concluyó con la más grave crisis de la historia argentina, en diciembre de 2001.

“Es un desastre lo que pasa con el cepo. Nuestro objetivo es que bajo un acuerdo con el FMI que nos blinde en dólares, nosotros podamos abrir el cepo lo antes posible”, señaló en una entrevista Bullrich resaltando que una de su principal preocupación es “abrir rápido el cepo y no esperar un año, para que no haya que esperar un año para que lleguen las inversiones”.

El plan “blindaje” recuerda a De la Rúa cuando salió a promocionar la misma idea asegurando que el ingreso de 40 mil millones de dólares dejaban el camino abierto para el crecimiento de la economía. Resultó todo lo contrario desembocando en una crisis que costó muertes bajo un estallido social inédito en el país. Bullrich integró el gabinete nacional de aquel gobierno. Volvió a hacerlo también bajo la jefatura presidencial de Mauricio Macri cuya administración asumió el mayor endeudamiento en la historia argentina (USD 57.000 millones)

Patricia Bullrich aseguró que un nuevo endeudamiento dará confianza a los inversores: “Si vos le decís a cualquier inversor, en un año te abro el cepo, te va a decir: bueno, espero un año y entonces veo qué hago. Ya sea para invertir en minería, hacer un segundo gasoducto, poner mejores fertilizantes en la cosecha… Nosotros estamos convencidos que nadie invierte si no tiene seguridad jurídica”. En realidad, endeudar y liberar la posibilidad de compra de divisas significa dar la posibilidad de fugar la rentabilidad en dólares. Tal lo que sucedió en las dos administraciones que integró Bullrich como funcionaria de alta jerarquía.