Como resultado de una auditoría realizada por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) se pudo saber que durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri se gastaron casi 14 millones de euros en aviones que no estaban en condiciones de volar.

El informe ya fue elevado a la Oficina Anticorrupción (OA) y podría derivar en una denuncia judicial. En el escrito se detalla que aviones de guerra Super Etendard habían sido declarados en desuso por la Marina francesa y la administración de Aguad los compró a sabiendas de ello.

Según se desprende del informe de la auditoría, los aviones “no se encontraban en condiciones de vuelo y su potencial restante ya era bastante débil, razón por la cual la Marina Francesa había dejado de utilizarlas”. No obstante, Aguad las compró “acompañadas con su documentación de seguimiento técnico junto a un lote de piezas de recambio, bancos de prueba, valijas de prueba, equipos de misión, herramientas y un simulador de vuelo”.

Para subsanar ese escollo o para justificar el gasto, la cartera de Defensa compró también los repuestos necesarios para ponerlos en funcionamiento y hasta se hizo cargo del flete de la compra.

La SIGEN indico que “el precio definitivo de transferencia de todos los materiales –aviones y elementos complementarios- fue de 12.550.000 de euros, efectuado en una única transferencia bancaria. El gobierno nacional asumió todos los gastos de retiro, transporte y estacionamiento de los materiales transferidos”.