Durante los trabajos viales que se están realizando en el Casco Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, sobre la calle Venezuela al 400, aparecieron las vías del antiguo tranvía de San Telmo. “Descuidadas, rotas y abandonadas”, las describe Valeria Azerrat, periodista especializada en temas de la Ciudad de Buenos Aires siempre atenta a descubrir retazos de la historia porteña.

Increíblemente, las vías volverán a desaparecer. Según el encargado de la obra, la semana que viene van a taparlas para seguir con el adoquinado. Con un poco de creatividad podrían ser parte de una antigua escenografía remodelada que recuerde nuestro pasado.

El 31 de julio de 1898 se inauguró el primer tranvía eléctrico que cruzaba San Telmo. Un tal Wenceslao Villafañe había obtenido, en 1887, la concesión de una nueva línea: Plaza de Mayo-San Telmo-Flores-Liniers. El recorrido iba hacia el Bajo por San Juan (que en aquella época era estrecha), y subía por Humberto Primo. En la esquina de Paseo Colón y Humberto Primo se construyó una usina eléctrica con cuatro calderas Stirling de 250 caballos, que producía una corriente continua de 500 voltios.