La Policía porteña reprimió este lunes a manifestantes que llegaron hasta la esquina donde vive la Vicepresidenta, en el barrio Recoleta, para brindarle su apoyo después que un grupo de violentos estuviera durante toda la tarde insultando a Cristina Fernández sin que la fuerza de seguridad de la ciudad accionara para que esto no ocurra.

La reacción de la cuestionada Policía de Larreta fue advertida por la propia vicepresidenta quien repudió esta noche de lunes la represión policial contra militantes, “lo único que le faltaba a Rodríguez Larreta para ser Macri: la policía de la ciudad reprimió con palos, gas pimienta y gases lacrimógenos a ciudadanos y ciudadanas que se acercaron a Juncal y Uruguay como muestra de apoyo frente a los insultos de un grupo de energúmenos macristas”, sostuvo la expresidenta en Twitter.

Cristina añadió también que “jamás, ningún militante ni simpatizante de nuestro espacio político ha ido al domicilio de ningún dirigente macrista a insultarlos. Ni a la casa de Macri, ni a la de Rodríguez Larreta, ni a la de Bullrich o Vidal” y resaltó, “son muy, pero muy violentos…y cuando son menos, la policía de Rodríguez Larreta se suma a la agresión contra mi persona. Nunca fueron ni serán democráticos”, concluyó la exmandataria.