Las transeúntes que venían por la peatonal Perú durante el mediodía de este jueves tuvieron un recreo inesperado. Se toparon con un mini concierto de la Banda Sinfónica de la Ciudad ofrecido por parte de sus integrantes apostados frente a las puertas de la Legislatura porteña donde manifestaron su queja por la desatención que vienen teniendo desde hace años por parte del gobierno local.

El estado de abandono que denuncian tiene varias aristas y en algunos casos se han judicializado para que se mantenga en vigencia la ordenanza 45.604 por la que se creó esta orquesta. Hace tres años un fallo judicial les dio la razón, pero nada ha cambiado. Originalmente debería tener 96 miembros, pero en realidad cuenta con 26 menos ya que no se fueron reponiendo los músicos que por distintos motivos han dejado de pertenecer al grupo. Reclaman por retrasos salariales, contratados que no pasan a planta permanente, y un lugar estable para los ensayos ya que le niegan que los mismos se puedan realizar en la Usina del Arte al que consideran un lugar ideal.

Al compas de temas de Piazzolla pudieron conversar con algunos legisladores de la oposición. Terminada la sesión del día Maru Bielli y Javier Andrade (ambos del FdT) pusieron atención a los planteos de los músicos. Por las puertas de Perú del Palacio Ayerza no se vio a legisladores del oficialismo atendiendo los reclamos de un grupo de músicos que transita a la deriva paseando sus instrumentos por las calles porteñas.