El puente Internacional San Roque González de Santa Cruz que une Posadas con Encarnación, y reabrió a mediados de octubre después de estar cerrado 500 días por la pandemia, experimenta por estas horas colas de varios kilómetros para poder cruzarlo. Se entremezcla el éxodo de paraguayos que viven en la Argentina y vuelven a su país para pasar las fiestas de fin de año, con argentinos que van de compras a Encarnación o toman rumbo hacia sus vacaciones.

Los últimos registros que tiene migraciones dan cuenta que en los días previo a las fiestas de 2019 cerca de 50 mil ciudadanos de Paraguay regresaron por este puente a su país para compartir las jornadas festivas con sus familiares.