En horas de la tarde de este lunes el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, arribó a la Casa Rosada. Más tarde lo hizo Sergio Massa, y el propio Presidente Alberto Fernández. Si bien no hubo información, ni tampoco figuró en la agenda oficial, se especuló que el encuentro tuvo dos ejes.

Uno fue analizar los porcentajes inflacionarios de mayo que el INDEC dará a conocer este martes, y el segundo tema el rebote cambiario de un lunes que dejó un salto de 7 pesos en el dólar ilegal (cerró su cotización a $216). Como contrapartida el Banco Central, contrario a lo que suele hacer en estas jornadas, en lugar de vender compró 25 millones de dólares. Se trata de un volumen superior al que viene teniendo en los últimos días. En toda la semana pasada adquirió 40 millones. Es un dato que busca tranquilizar la plaza cambiaria alentada por rumores que brotan desde medios opositores.

El próximo miércoles por la tarde asumirá formalmente al frente del Ministerio de la Producción Daniel Scioli (ese mismo día estará el Presidente en Santa Fe con el Ministro de Gabriel Katopodis), no pocos evalúan que se trata de una posibilidad para lanzar anuncios direccionados a fortalecer el control de precios.