La acción de Larreta de colocarse en un primer plano de confrontación con Cristina Fernández desató críticas internas que involucra a todos los sectores que integran la alianza opositores. La titular del Pro, Patricia Bullrich,  cruzó al Jefe de Gobierno al acusarlo por haber cedido ante la presión del peronismo por ganar la calle. Le respondieron dos subalternos de Larreta, el Jefe de Gabinete Felipe Miguel, y el titular del  Ministerio de Seguridad local, Marcelo D’Alessandro, quienes acusaron a Bullrich de ser “funcional al kirchnerismo”.

Bullrich pareció recordar sus años juveniles más violentos al reclamarle a Larreta por no arremeter con más firmeza contra quienes se acercaban al domicilio de Cristina Fernández. En medio de esta lucha interna hubo intercambio de mensajes que se hicieron públicos en la red Twitter cuestionando responsabilidades por las maniobras del sábado.

El titular de la Coalición Cívica, el diputado Maximiliano Ferraro, aportó lo suyo también. Lanzó un mensaje puertas adentro de Juntos por el Cambio al señalar, “en tiempos tan difíciles como los que hoy estamos viviendo debemos dejar a un costado los oportunismos políticos y electorales. Intentar sacar ventaja no está bueno, sino que además es imprudente. El ´cuanto peor mejor´ es funcional al kirchnerismo”. Le respondió quien preside la bancada de legisladores porteños en el Palacio Ayerza, Diago García Vilas, “trabajar en la unidad de Juntos por el Cambio significa que cada uno aporte su punto de vista puertas adentro del espacio. La sociedad busca soluciones, no comentaristas”.

En medio de esta disputa interna, el ex intendente de Vicente López y ahora funcionario de Larreta, Jorge Macri, disparó un insólito comentario: “El kirchnerismo odia la Ciudad, pero Cristina Kirchner elige el barrio más cheto para vivir”. El aspirante a suceder a Larreta