La selección masculina de handball volvió a los entrenamientos esta semana en el club Vicente López, iniciando un nuevo ciclo que tiene como entrenador a Guillermo Milano. Con 21 jugadores convocados el objetivo de los Gladiadores, tras su participación en los juegos Olímpicos de Tokio (foto), es afrontar una nueva clasificación al Mundial 2023 en el torneo que se realizará Centro-Sur de Recife (Brasil), del 25 al 29 de enero. Torneo que entrega tres plazas para el Mundial de 2023.

Entre los 21 convocados hay bajas notables como el excapitán, Gonzalo Carou, que pasará a ser asistente del entrenador Milano, y Sebastián Simonet,el que se despidió del seleccionado en Tokio. El plantel trabajará en los próximos días en el CeNARD.

Plantel

Arqueros: Leonel Maciel (Barcelona – ESP), Juan Bar (Anaitasuna – ESP), Agustín Forlino (Sedalo), Juan Ignacio Villarreal (Sedalo)

Extremos: Federico Fernández (San Fernando HB), Ignacio Pizarro (San Fernando HB), Santiago Baronetto, Ramiro Martínez (Balonmano Sinfín – ESP), James Parker (BM Benidorm – ESP).

Laterales: Pablo Simonet (Ciudad Encantada – ESP), Nicolás Bonanno (Anaitasuna – ESP), Federico Pizarro (Ciudad Encantada – ESP), Pablo Vainstein (BM Benidorm – ESP), Guillermo Fischer (BM Valladolid – ESP), Lucas Aizen (Balonmano Cangas – ESP)

Centrales: Diego Simonet (Montpellier – FRA), Pedro Martínez (Colegio Ward), Santiago Cánepa (Taubaté – BRA).

Pivotes: Lucas Moscariello (Montpellier – FRA), Gastón Mouriño (Don Cossacks SFEDU – RUS), Gonzalo Carró Castro (BM Nava – ESP).