El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuya sede está en Washington, le sigue negando a Argentina un crédito de 500 millones de dólares que debió haber liquidado el 30 del mes pasado y aún no lo hizo.

El titular del organismo Mauricio Claver, señaló días pasados: “No vamos a poner en riesgo el patrimonio del banco prestándole a un país insolvente”. No se trata de un personaje ajeno a determinaciones políticas globales de Estados Unidos para la región. Fue puesto en ese lugar por la administración de Donald Trump desafiando la historia de la institución que siempre tuvo un titular latinoamericano.

Claver es un cubano-americano anticastrista. Representa los intereses de la derecha más extrema de Estados Unidos y supo ser funcionario del FMI en tiempos donde se le otorgó a nuestro país el crédito más grosero de su historia, 54 mil millones de dólares para ayudar al ex presidente argentino a su reelección en las elecciones de 2019.

La liberación del crédito de 500 millones de dólares era el principal objetivo de la frustrada reunión que iban a tener el Presidente Alberto Fernández con Biden esta semana. Encuentro que se suspendió por haber contraído Covid el mandatario estadounidense.