El acuerdo por la renegociación de la deuda contraída por el ex presidente Mauricio Macri con el FMI podría extenderse en el tiempo mucho más de lo que se evaluaba en un principio. Más aún, la posibilidad de cerrar nuevos plazos quedaría para el próximo año, así se lo confiaron a CP voceros del Ministerio de Economía que estuvieron en Venecia días atrás cuando los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20 aprobaron el mecanismo sobre fiscalidad para multinacionales.

En esa línea el representante del Cono Sur ante el FMI Sergio Chodos se expresó en términos similares afirmando que no sería lo ideal cerrar un acuerdo en medio de un proceso electoral que concluye en noviembre. Por lo tanto deja de ser disparatado pensar en un acuerdo con el FMI recién para el 2022. La dificulta para llegar a un acuerdo radica en la postura que plantea Martín Guzmán asegurando que Argentina no puede pagar la deuda que asumió Macri en un período de 10 años, que es el máximo tiempo estipulado por la normativa interna del organismo financiero internacional. El ministro, que ha mostrado ser un orfebre en las negociaciones con acreedores internacionales, quiere extender el plazo a 14 años.

Extender el tiempo del acuerdo hasta el año próximo no será gratuito para el tesoro nacional. En septiembre Argentina deberá pagar un vencimiento de 1.900 millones de dólares.