Tras una semana de sospechosa presión para subir la cotización del dólar marginal, la no liquidación de divisas por parte de la patronal del campo y las amenazas de muerte direccionadas a la Vicepresidenta Cristina Fernández, un amplio sector del arco político y gremial salieron a denunciar una avanzada desestabilizadora contra el gobierno nacional.

Este domingo el bloque del Frente de Todos (FdT) de la Cámara de Diputados di a conocer un comunicado señalando que en los últimos días se sucedieron una serie de “maniobras y expresiones de neto corte golpista” que configuran “una acción sistemática de desestabilización política y económica”, mientras desde el sindicalismo ratificaron que la movilización que se realizará el 17 de agosto próximo fue concebida para “denunciar” a los formadores de precios que están “perjudicando al país”.

El bloque de diputados del FdT, que conduce Germán Martínez, expresó su “firme repudio” ante las “maniobras y expresiones de neto corte golpista que aparecieron en los últimos días” y llamó al Poder Judicial a “asumir una postura proactiva en defensa de la democracia y las instituciones”.

Los diputados también tildaron “acciones violentas contra el Instituto Patria” y la irrupción de “exmilitares convocando a las Fuerzas Armadas”, en referencia al excarapintada Aldo Rico, además de la presencia de “dirigentes políticos y operadores mediáticos planteando el adelantamiento de las elecciones”.

Por su parte el gobernador de La Rioja, Sergio Quintela, expresó su apoyo a Alberto Fernández y Cristina Fernández que están haciendo el mejor esfuerzo para todas y todos los argentinos; y rechazo profundamente la actitud golpista y antidemocrática de muchos sectores que con intereses mezquinos buscan desestabilizar nuestro país”.

La senadora del FdT Juliana Di Tullio consideró que el Gobierno “está siendo atacado” y señaló que cuenta con las “herramientas legales” de las leyes de Abastecimiento, de Emergencia Alimentaria y de Emergencia Económica para “dirimir este conflicto de intereses”. La senadora aseguró que “no termina todo en la confiscación ni tampoco en la expropiación, como si fuera lo único que se le puede ocurrir al peronismo. Nosotros gobernamos 12 años y medio ¿y cuándo le sacamos un grano al campo?”, sostuvo.

El dirigente gremial Pablo Moyano denunció que los empresarios “remarcan precios para devaluar”, referenciando que desde la “derecha” quieren “volver al Gobierno” con el fin de “llevar adelante una política en contra del pueblo argentino”.