Los diputados Rodolfo Tailhade y Leopoldo Moreau calificaron este jueves de “poco convincentes” las declaraciones del procurador general bonaerense Julio Conte Grand ante los integrantes de la subcomisión bicameral de Inteligencia del Congreso, quien trató de desligarse de la mesa judicial destinada a armar causas contra sindicalistas, y anticiparon que citarán al exministro de Trabajo provincial Marcelo Villegas, quien dijo que le gustaría tener “una Gestapo” para controlar a los gremialistas.

Conte Grand, que fue fotografiado en una situación anómala hace pocos días almorzando en un restaurante de la zona norte del Gran Buenos Aires con Mauricio Macri (foto), le prometió a los cronistas que lo encararon cuando ingresaba al edificio de senadores que al concluir la reunión haría declaraciones. Faltó a su palabra ya que salió raudamente dentro de un auto.

Quienes si realizaron declaraciones fueron los legisladores quienes señalaron que la exposición de Conte Grand, que intentó desvincularse de los hechos y prometió “enjuiciar” a los fiscales eventualmente implicados en esas maniobras, pero se retiró del anexo del Senado sin formular declaraciones, pese a que se había anticipado que iba a dialogar con los periodistas.

La subcomisión parlamentaria lleva a cabo una investigación a partir de la difusión de un video en el cual se registra una reunión celebrada en junio de 2017 en la sede porteña del Banco Provincia, donde funcionarios de la entonces gobernadora Vidal, agentes de inteligencia y empresarios mantuvieron un encuentro en el que supuestamente analizaron la conformación de una mesa judicial para armar causas contra organizaciones sindicales.

En ese encuentro, donde también estuvo presente el intendente de La Plata, Julio Garro, el entonces ministro de Trabajo Villegas, le manifestó a los presentes sus deseos de contar con “una Gestapo” -la policía política del régimen nazi- para perseguir a los gremios, y aseguró además que la Procuración -a cargo de Conte Grand– estaba al tanto de las maniobras que debían orquestarse desde esa mesa judicial para armar causas contra los dirigentes sindicales.