Tras una inspección realizada en el “Patio de los Lecheros” la Unidad Fiscal de Delitos, Contravenciones y Faltas Especificas dispuso la clausura del lugar, por no contar con la habilitación al día y por violar una clausura previa.

De acuerdo a lo informado por las autoridades porteñas en el momento de la inspección había 16 locales de comida sin habilitación en pleno funcionamiento. Además de la clausura, el fiscal Jorge Ponce, ordenó el tapiado del acceso y consigna policial en la puerta.

En el marco de las repercusiones por esta noticia el legislador Juan Manuel Valdés (FdT) expresó, “nuevamente queda en evidencia el negociado de las concesiones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: entregan predios públicos para negocios privados, pagan cánones irrisorios y estafan a vecinos y trabajadores”