El ministro de Economía, Luis Caputo, le aseguró a la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA) que a partir del momento en que la Argentina vuelva a tener superávit fiscal, “va a haber una brutal baja de impuestos”, y si bien reconoció la necesidad de ese recorte de gravámenes, aseguró que en estos momentos no se puede hacer.

“Vamos a pasar a tener superávit y va a haber toda esa brutal baja de impuestos que hoy necesitamos hacer pero que no podemos. La prioridad es llegar a déficit cero”, dijo el ministro durante un almuerzo con integrantes del Comité Ejecutivo de la UIA, en su sede central de la Ciudad de Buenos Aires.

El titular de Economía estuvo acompañado por el secretario de Comercio, Pablo Lavigne, y el secretario general de Coordinación, Juan Pazo Entre las autoridades de UIA asistieron su titular, Daniel Funes de Rioja; el director ejecutivo, Diego Coatz; y el vicepresidente de Relaciones Internacionales, Luis Tendlarz, entre otros.

En la ocasión, los funcionarios repasaron las primeras medidas del Gobierno mientras disfrutaron de un menú austero, “en modo crisis”, según contaron desde la casa fabril.

“Venimos a hacer las cosas por el país y por ustedes. Estamos dispuestos a dar pelea con los que haya que darla”, señaló Caputo para agregar que “en poco tiempo van a empezar a percibir muchos beneficios de esta política” y agregó: El ministro especificó que habrá muchas desregulaciones. “Ustedes mismos conocen los problemas mejor que nosotros. Entonces, mantener el diálogo es algo fundamental”.

Al terminar la reunión, Funes de Rioja señaló a la prensa que la actual “es una situación compleja del país. Argentina necesita estabilidad macroeconómica, que es lo que da previsibilidad y confianza para invertir, sino no hay nadie que lo haga”.