El Banco Central emitió un polémico “Bono para la Reconstrucción de una Argentina Libre” emitido en favor de los importadores que tengan deudas en dólares. En la realidad esto representa un nuevo proceso de estatización de la deuda privada tal como realizó Domingo Cavallo al frente de esta entidad en 1982 con los llamados “seguros de cambio”. Mediante ese mecanismo se traspasó la deuda de los grandes grupos empresarios a manos de todos los argentinos engrosando el monto de compromisos externos del país que terminaron jaqueando al gobierno de Raúl Alfonsín.

El economista liberal Carlos Maslatón señaló sobre esta medida que se trata de un “debut súper corrupto del gobierno de Milei” resaltando que se trata de un traspaso de la deuda privada a manos del Estado Nacional. “El bono circulará y existirá por años, después no se pregunten cómo es que Argentina debe tanta plata siempre. Casi toda la deuda nacional deriva de enjuagues de esta clase, desde principios de los 80”, explicó Maslatón.

.