La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) realizó con “100% de éxito” un ensayo de motores para el lanzador de satélites Tronador II.  Se trata de tecnología desarrollada y fabricada en el país, cuya ejecución permitirá tener un lanzador nacional que habilitará a la Argentina a colocar satélites en órbitas bajas a 600 kilómetros de la Tierra.

Los satélites permiten observar nuestro planeta desde el espacio mediante cámaras, sensores y variados instrumentos para obtener datos e imágenes útiles para agricultura, hidrología, medioambiente y gestión de emergencias naturales y antrópicas, entre otras numerosas aplicaciones.

En diálogo con Radio Nacional Salta, el subgerente de Segmento de Vuelo y Servicios de Lanzamiento, Juan Cruz Gallo, explicó que esto marca un punto importante en historia aeroespacial argentina porque “la tecnología para el desarrollo de motores normalmente no se comparte entre agencias”. Esto es porque se trata de tecnología que se considera dual, es decir que podría utilizarse para la industria bélica.

Gallo informó que el Tronador II estará listo para colocar satélites a principios de 2030, antes de lo cual se van a realizar varios ensayos, incluyendo aquellos con vehículos en vuelo