En la continuidad del juicio que se lleva adelante en el Tribunal Oral Criminal y Correccional 7 por el derrumbe de un entrepiso en el boliche “Beara” del barrio de Palermo, en la madrugada del 10 de septiembre de 2010, que provocó la muerte de dos mujeres y más de 50 heridos comienza el tiempo de exposición de los alegatos, “habrá cerca de un mes de audiencias de defensa y el veredicto tiene que salir a fin de mayo”, adelantó el fiscal Oscar Ciruzzi que ya expuso la posición acusatoria.

“Acuse de homicidio culposo a los tres dueños del local, a un maestro mayor de obras que presentó los planos para la aprobación, a cuatro policías de la seccional 25 por participación a través del cohecho”, señaló el fiscal Ciruzzi en declaraciones a Radio Nacional. El fiscal también contó que pidió algunas absoluciones y entre 3 y 4 años de condena para los responsables y evaluó que “a fines de mayo habrá sentencia”.

En el banquillo de los acusados se encuentran 17 personas, entre empresarios, funcionarios del Gobierno porteño y policías cuyas defensas comenzarán los alegatos en los próximos días.

En el local Beara de Scalabrini Ortiz 1.638, el grupo “Ráfaga” ofreció un recital y pocos minutos después de finalizar, a las 3.50, el entrepiso en el que se encontraba el sector vip colapsó y se derrumbó sobre la planta baja. Como consecuencia de la caída, murieron aplastadas Ariana Lizarriaga y Paula Provedo, de 21 y 20 años respectivamente, y quedaron con heridas diversas más de 50 personas.

Los empresarios Juan Carlos María Yun, Agustín Dobrila e Iván Andrés Fliess -socios en la firma que explotaba el boliche- están acusados por “homicidio culposo agravado por el número de víctimas en concurso ideal con lesiones culposas y leves”, que prevee condenas de más de tres años de prisión efectiva.

 

.