Por Claudio Leveroni

En el debate de candidatos a vicepresidente realizado anoche en los estudios del canal TN Victoria Villaruel fue una indisimulable versión femenina de Javier Milei. Dicho esto resaltando lo que parece ser el ADN del espacio de la Libertad Avanza caracterizado por limitaciones intelectuales para el debate y, particularmente, por la descarga violenta al querer explicar sus argumentaciones de corto vuelo.

Agustín Rossi intentó mantener el intercambio de planteos en términos menos virulentos. En los tramos de mayor compromiso ético con la política esto no fue posible, Villarruel descargaba ahí una verdadera cataratas de adjetivos con pretensiones de ser conceptos. Cuando la paciencia templó el espíritu del actual Jefe de Gabinete y pudo preguntarle a su contrincante si liberaría a  los genocidas presos por delitos de lesa humanidad, la vice de Milei se escurrió por laberintos sin responder. De todas formas la sensación que dejó es que si lo hará.

Rossi aceptó el debate (el obligatorio solo es para candidatos a presidente) en terreno hostil. TN es un canal claramente opositor al gobierno y al peronismo. Los conductores babeaban de placer por estar al frente en la conducción de semejante momento, hicieron el esfuerzo por mostrarse imparciales para mantener el clima de un show que poco aporta a la cultura política.