En la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura Porteña el Jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta se mostró  junto a Emmanuel Ferrario (Vice 1ero de la Legislatura), antes de iniciar su discurso ante el pleno, con un cartel en apoyo a Ucrania. Después, expresó su solidaridad con “el pueblo ucraniano” y señaló que la invasión de Rusia “constituye una violación a los principios de soberanía e integridad territorial”.

Larreta direccionó buena parte del mensaje a fortalecer su imagen con una mirada nacional atento a las aspiraciones presidenciales 2023 que ya puso en marcha. En ese sentido resaltó que “este momento bisagra nos exige un plan para generar trabajo, mejorar la educación y la seguridad, frenar la inflación, integrar a los excluidos, aumentar las exportaciones, desarrollar inversión pública a nivel federal y apostar por un desarrollo equitativo en el país”. Posicionándose en un protagonismo central resaltó que “no hay más tiempo ni lugar para la improvisación. Los argentinos necesitamos un rumbo claro, que nos dé certidumbre, nos permita proyectar a futuro y cumplir nuestros sueños”.

Fuera de su proyección nacional Larreta habló de algunos temas de la ciudad dejando una estela de polémicas sobre sus dichos, en especial referidos a los temas de inseguridad y educación. Sobre el primero de ellos refirió al Plan Integral de Seguridad Pública definiéndolo como “serio”, asegurando que “hoy las tasas de delitos en la Ciudad son las más bajas en 30 años”. Dicho esto 24 horas después que seis personas violaron a una joven adentro de un auto a pleno día en una esquina de las más transitadas del barrio de Palermo. La víctima salvó su vida gracias a la activa participación de los vecinos que enfrentaron a los violadores.

En cuanto a educación aseguró que ya inauguraron 53 escuelas (la oposición y la comunidad educativa aseguran que no es cierto) y reivindicó su determinación de transformar la escuela que funciona en el palacio Ceci (Villa Devoto) en un polo vitivinícola. La Ciudad mantiene, además, un creciente déficit de vacantes que se incrementa todos los años. En este último inicio de clases se registraron más de 50 mil falta de vacantes.