La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la Dirección General Impositiva (DGI) interdictó 181 toneladas de maíz durante una fiscalización llevada a cabo en un establecimiento agropecuario de la provincia de Córdoba, al detectar que la mercadería no contaba con la documentación respaldatoria correspondiente. En otro operativo, funcionarios del organismo que conduce Carlos Castagneto también comprobaron diferencias de existencias de 1.302 toneladas de maíz y 47 toneladas de soja en otro campo de la misma provincia.

Funcionarios del organismo que conduce Carlos Castagneto, incautaron en total 1530 toneladas cuyo valor de mercado es de $62 millones, lo que equivale a 1200 jubilaciones mínimas. Los contribuyentes fiscalizados tenían un atraso de más de 60 días en la carga de información de esos stocks.

Se trata de dos contribuyentes, uno cuya actividad está vinculada a la producción de huevos, con una dotación de 50.000 gallinas ponedoras y otro dedicado a la cría y engorde de porcinos, con una existencia de 850 cerdos.