Al caer la tarde del lunes y sin estar la reunión en la agenda presidencial del día, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti junto al intendente de Rosario, Pablo Javkin, se reuniéron en Casa Rosada con el Presidente Alberto Fernández y el Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. La particular situación de inseguridad que vive Rosario desde hace tiempo volvió a ser tema central.

En el encuentro el Presidente decidió el envío a Rosario de 300 gendarmes en los próximos 30 días con la promesa de llegar a un total de mil efectivos, y nombrar un comandante de la fuerza federal para que planifique la distribución territorial y el operativo, para reforzar la Seguridad, ante los graves hechos de inseguridad que se vienen sucediendo en esa ciudad santafesina.

La decisión fue anunciada tras el encuentro que mantuvo esta noche en Casa Rosada con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, el intendente de Rosario,, y el ministro de Seguridad, Anibal Fernández.

“Hay un compromiso claro del Presidente de que esto que está pasando en el territorio no se expanda a otras provincias”, señaló Perotti quien anticipó que el Presidente impulsará un proyecto de ley para reforzar la Justicia Federal de Santa Fe, que tiene media sanción de Senadores y se encuentra paralizado en la Cámara de Diputados.