El presidente Alberto Fernández dijo hoy que “el problema de la seguridad no tiene ideología” y “no es problema de las derechas o las izquierdas sino de los ciudadanos y debemos resolverlo prestigiando a nuestras fuerzas” de seguridad.

Así lo afirmó al encabezar un acto en Tucumán donde se firmó una serie de convenios para la construcción de dos alcaldías y se entregaron 100 patrulleros, junto al vicegobernador a cargo del Ejecutivo provincial, Osvaldo Jaldo; el jefe de Gabinete, Juan Manzur y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Fernández afirmó que, “para la lucha contra el crimen, dentro de la ley todo, fuera de la ley nada”, y sostuvo que “hay que ser severos en la persecución del delito y la justicia tiene que hacer su parte”.