Docentes, alumnos, ex alumnos, familiares y vecinos de la escuela Bartolomé Ayrolo se movilizaron este miércoles para defender la sede de la institución que funciona en el Palacio Ceci de Villa Devoto. El Gobierno porteño planea convertir en el lugar un polo comercial para la actividad vitivinícola. Larreta aseguró durante su discurso en la apertura de sesiones de la Legislatura que ya tiene 30 empresas comprometidas para este negocio que obliga al cierre de una histórica escuela especial para sordos.

En la puerta del establecimiento cerca del mediodía se congregaron padres de alumnos y gremios docentes rechazando la entrega del establecimiento ubicado en Lincoln 4305 (Villa Devoto), con la consigna “El Palacio Ceci No se Toca”. “No estamos en contra de los negocios, pero no se pueden hacer a costa de cerrar una escuela”, sentenció Eduardo López representante de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

El palacio Ceci es un edificio histórico donde funciona actualmente una escuela para sordos. La administración que conduce Larreta quiere montar en el lugar un polo comercial direccionado a la actividad vitivinícola. El rechazo masivo de los vecinos se sumó al clamor de la comunidad educativa convocando a una protesta para este miércoles.

El Palacio fue construido en 1913 por los hermanos Ceci para ser utilizado como viviendo por uno de ellos, el ingeniero Alfredo quien en 1938 se lo alquiló al Ministerio de Educación para que viva allí el profesor Bartolomé Ayrolo, especializado en lenguaje de señas.