Con un discurso de perfil mesiánico pro empresarial y anti Estado, el presidente Javier Milei expuso sus ideas libertarias con definiciones llamativas. Definió como “héroes” a los empresarios. También dio datos inciertos como que el mundo tuvo, bajo el diseño liberal durante el siglo XlX, solo un 5% de pobres. Atacó al socialismo lo acusó de asesinar a 150 millones de personas sin especificar de donde surge ese dato y resaltó que el capitalismo tiene “superioridad moral”. Increíblemente concluyó su discurso ante los empresarios de todo el mundo gritando “viva la libertad carajo”.

Habló de estadísticas desde el siglo cero de la humanidad, algo absolutamente disparatado desde un punto de vista de análisis estadístico. Lo hizo señalando: “Si consideramos la historia del progreso económico podemos ver cómo desde el año 0 hasta el año 1800 aproximadamente , el PBI per cápita del mundo prácticamente se mantuvo constante durante todo el periodo de referencia”.

Siempre sin referenciar el origen de sus datos insistió con mostrar que Argentina fue en algún momento la primera potencia del mundo. “Cuando adoptamos el modelo de la libertas, allá por el año 1860, en 35 años nos convertimos en la primera potencia mundial”, señaló

Milei se manifestó contra el aborto y las conquistas del feminismo remarcando que “lo único que devino esta agenda del feminismo radical es en mayor intervención del estado para entorpecer el proceso económico, darle trabajo a burócratas que no le aportan nada a la sociedad, sea en formato de ministerios de la mujer u organismos internacionales dedicados a promover esta agenda”.