El Gobierno porteño le prorrogó a la empresa Telemetrix S.A. la concesión del predio conocido como Costa Salguero hasta el 30 de junio del 2022. En diciembre la Legislatura porteña aprobó una ley de doble lectura impulsada por Horacio Rodríguez Larreta rezonificando de esa franja costera para habilitar allí la construcción de edificios.

La iniciativa del Jefe de Gobierno está envuelta de una polémica sostenida desde el rechazo que organizaciones sociales y ambientales junto a vecinos de la Ciudad expresaron en una audiencia pública que ha quedado registrada como la más convocante de la que se tiene memoria. Pese a la manifestación en contra de más de 2 mil participantes (97% del total de expositores) en aquel plenario de un año atrás, el oficialismo prefirió ignorar el reclamo de concebir un parque público en este lugar y avanzar con la construcción de edificios a un lado del aeroparque metropolitano.

El Legislador Javier Andrade (FdT) se preguntó si con esta determinación de extender el plazo de concesión Larreta busca “maneras de ganar tiempo para concretar la venta del predio e imposibilitar que sea un parque público”. El proyecto no solo tiene oposición fuera de la estructura política que envuelve al oficialismo. También hay reticencias puertas adentro, aunque las mismas están ligada a la puja interna relacionada con las elecciones del año próximo. El bloque radical, con 9 integrantes, por momentos se muestra más hostil a Larreta, aunque sin sacar los pies del plato.

En  diciembre, cuando se aprobó la rezonificación de Costa Salguero, para sorpresa de muchos el tratamiento en la sesión legislativa comenzó con los radicales pidiendo el regreso a comisión del proyecto. Tras el revuelo general hubo conciliábulos del interbloque oficialista hasta que, horas más tarde, el diputado Martín Ocampo (UCR) informó que se daba marcha atrás con la determinación de no acompañar los proyectos de Larreta, entendiendo que se habían realizado las modificaciones.

No hubo detalles de esas modificaciones. Acaso, la escenografía montada fue tan solo una muestra de los nuevos tiempos políticos. Una advertencia a Larreta en su armado hacia los horizontes que se fijó para el 2023. Los radicales exigen mejor participación propia en el gabinete y lo hacen saber.