Mientras pone mano en el corto plazo, buscando acotar la expansión inflacionaria en base a acuerdos con distintas Federaciones y Cámaras de áreas productivas, el gobierno apunta también al mediano plazo lanzando el Plan Argentina Productiva 2030 en el marco de una nueva convocatoria del Consejo Económico y Social (CES) reunido este martes en el Centro Cultural Kirchner, con la presencia del presidente Alberto Fernández.

Se trata de una propuesta que apunta a la creación de 2 millones de puestos de trabajo formal en el sector privado, reducir en 9 millones la cantidad de pobres y crear 100.000 empresas para el año 2030.

La propuesta contempla fomentar la descentralización productiva y que el 70 por ciento de los nuevos empleos se radiquen fuera del AMBA; duplicar las exportaciones; reducir la desigualdad, bajando el coeficiente de Gini a 0.38; trabajar una estructura productiva asociada al cambio tecnológico vinculado a objetivos ambientales, y trabajar para que al menos la mitad de los empleos nuevos que se generen estén ocupados por mujeres.

“Logramos que la producción y el trabajo crezcan, pero no logramos que la distribución sea justa, y en gran medida porque la inflación mete la cola”, expresó Fernández acompañado por la mayoría de los integrantes de su gabinete y del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. “Tenemos el deber de tomar este momento como fundacional y garantizar el consumo de nuestra gente para que el que invierte tenga ganas de seguir invirtiendo para crecer”.