La exposición crítica de Cristina Fernández este lunes respecto a la justicia en general y los integrantes de la Corte Suprema en particular, dan cuenta de cosas que, si bien eran sabidas, nunca antes fueron expuestas con el peso que representa ser dichas por la Vicepresidenta. La repercusión de la denuncia expone mayor potencia dado el peso político de quien las enuncia.

Cristina refiere a la vulnerabilidad que presentan, por sus antecedentes borrascosos, los cuatro integrantes de la Corte. Recuerda las denuncias y sospechas que recaen sobre ellos. Van desde enriquecimiento ilícito, con denuncias judiciales pendientes, hasta la manipulación de la Obra Social del Poder Judicial. Se trata de sinuosas situaciones que colocan a los cortesanos vulnerables a presiones de los grupos de poder.

“Hay un Poder Judicial devenido en partido político y protector del macrismo, que coloca a los ciudadanos y ciudadanas en situación de libertad condicional”, asegura la Vicepresidenta colocando la máxima responsabilidad en los integrantes de la Corte quienes comparten una particularidad insólita, ninguno de los cuatro máximos magistrados fueron jueces con anterioridad.

“Nada puede funcionar en un país si carece de un Poder Judicial que tenga legitimidad” asegura la Vicepresidenta remarcando que “un Poder Judicial devenido en partido político, protector del macrismo y perseguidor de las fuerzas políticas que se le oponen”, colocando “a los ciudadanos y ciudadanas en situación de libertad condicional”.