Vecinos del Parque Avellaneda han logrado, gracias a una tarea paciente y mancomunada, mantener vivas muchas plantas de este amplio espejo verde que es el corazón de la comuna 9 y cuya extensión fue en su momento la antigua chacra “Los Remedios”, que perteneció a la familia de Domingo Olivera.

Mas de mil ejemplares forman parte del arbolado de este verdadero pulmón porteño que está siendo intensamente cuidado por vecinos que integran una Mesa de Trabajo y Consenso, realizando plantaciones de flora nativa recuperando biodiversidad y dándole un formato paisajístico único a este rincón de la ciudad. Se trata de un esquema de organización que no es frecuente observar entre vecinos para lograr un objetivo concreto como es el mantenimiento y cuidado de una enorme franja de tierra convertida en parque público.