Argentina esta atravesada por una pulseada propuesta por poderosos sectores agrícolas financieros que le apuntan al Gobierno Nacional para que baje las retenciones y devalúe. En Casa Rosada formulan estrategias para contrarrestar esta embestida, la más importante es fortalecer los cimientos económicos empezando por las reservas del BCRA.

La inyección de dólares es el objetivo central del gobierno. De allí se explican las restricciones recientes impuestas a importaciones suntuarias, es decir las no necesarias para mantener el ritmo de la producción local, anunciadas tras la llegada de Batakis a economía.

El viaje que encara el Presidente Fernández a Washington la semana próxima para entrevistarse con Biden tiene un objetivo central. Lograr que el Banco Interamericano de Desarrollo, con sede en la capital de EEUU, libere dólares para la economía argentina. El Banco regional es el principal socio multilateral de la Argentina con una cartera activa de operaciones con garantía soberana que supera los US$ 12.000 millones.

El BID, creado en 1959 y en la actualidad integrado con 48 naciones, finalizó 668 proyectos en Argentina y tiene 54 operaciones vigentes. Desde su fundación sus presidentes fueron latinoamericanos, pero por primera vez esto cambió con la elección del estadounidense Mauricio Claver Carone.

En su último documento relacionado con nuestro país, titulado “Estrategia del Grupo BID con Argentina 2021-2023”, el organismo financiero regional se fija como estrategias: Reducción de la pobreza y protección social a los más vulnerables, la recuperación económica y desarrollo productivo, la estabilidad macroeconómica y eficacia de las políticas públicas y la transformación digital como eje transversal del desarrollo.

La pandilla agrícola financiera que presiona en la actualidad reteniendo liquidaciones por US$ 14.000 millones y llevando la cotización del dólar ilegal a $300 no esta sola en su embestida contra el gobierno. El partido judicial es un aliado incondicional que viene liberando fallos a contramano de las determinaciones del Poder Ejecutivo. Lo hace dándole piedra libre a “las importaciones cautelares”. Desde enero de 2021 a marzo de este año, 1850 millones de dólares fueron definidos por los ministerios de Economía de los partidos judiciales.

El economista Alfredo Zaiat afirmó que el Partido Judicial está interviniendo en lo que es la definición de políticas económicas. “Siempre los jueces y fiscales están dispuestos a intervenir en la política económica, y más aún cuando son gobiernos peronistas, nacionales y populares”.