El 27 de mayo de 1987 el Congreso de la Nación sancionó la Ley 23.512, declarando al Distrito Federal de Viedma-Carmen de Patagones como “la nueva Capital Federal de Argentina”. Impulsada por el presidente Raúl Alfonsín la ley aún se mantiene vigente, nunca fue derogada. Más aún la constitución de la provincia de Río Negro en su artículo 11 afirma: “La ciudad de Viedma es la capital de la Provincia. Es el asiento de las autoridades provinciales, conforme a esta Constitución. Deja de ser capital cuando se efectivice el traslado de las autoridades nacionales al nuevo Distrito Federal”.

El traslado de la Capital fue una idea impulsada por Alfonsín con la intención de descentralizar. Aquel sueño del presidente que inició el período democrático más extenso en nuestra historia, se truncó a poco de caminar. La crisis económica que envolvió al país en las postrimerías de su mandato, sacaron la propuesta del listado de prioridades. Más aún, el presidente Carlos Menem, por decreto, disolvió el Entecap que era el organismo creado para llevar adelante el traslado de la Capital.