El Presidente Alberto Fernández propondrá el próximo 1 de marzo, en su mensaje ante la Asamblea Legislativa, avanzar con mayor firmeza en políticas de cuidado ambiental atento a las consecuencias que está provocando en el mundo el cambio climático. Uno de los ítems que planteará será la sanción del proyecto de Ley de Humedales apuntando a la protección de estas áreas que ocupan el 20% del territorio de la república Argentina, abarcando casi 600.000 hectáreas.

El proyecto viene siendo postergado desde hace casi una década, tampoco ingresó en el temario de las postergadas sesiones extraordinarias de febrero en el Congreso Nacional. El debate por esta ley conlleva conflicto de intereses entre los representantes parlamentarios de las provincias afectadas ya que limita la explotación de recursos minerales y condiciona las políticas que incentivan inversiones que impulsan los gobernadores. De hecho, hay en danza 13 proyectos distintos algunos propuestos desde diputados y otros desde senadores. Ya hubo en 2013 y 2016 debates parlamentarios que no llegaron a buen puerto y frustraron la posibilidad de una sanción de esta ley.

Ahora, el gobierno viene dando mensajes que está trabajando en consensuar intereses. La protección de los humedales no es solo una cuestión ambiental, es también un proyecto con raíz económica ya que apunta a establecer nuevas pautas de convivencia con la naturaleza y por consiguiente en la explotación de recursos naturales. Se apunta a abrir el camino hacia una  nueva matriz energética para el país estableciendo parámetros de explotación minera y cuidado del agua como recurso indispensable para la vida.

La cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible es la que trabaja en la redacción del nuevo proyecto. Entre otros objetivos propondrá crear más Parques Nacionales como una forma de protección de especies, apuntando a un recurso de crecimiento mundial como el ecoturismo.