Con los votos justos, 32 a favor y 27 en contra, la Legislatura Porteña aprobó este jueves la reforma al Estatuto Docente. Lo hizo mientras una gruesa columna de maestros se apostaba frente al Palacio Ayerza en queja por no haber sido consultados de las modificaciones y reclamando por la titularización de muchos trabajadores del sector que siguen trabajando al frente de las aulas en forma irregular.

La reforma al estatuto docente recibió los votos afirmativos del interbloque oficialista Juntos por el Cambio, mientras los legisladores del Frente de Todos y la Izquierda estuvieron a favor solo del apartado que estableció la titularización de maestros del nivel medio, pero aclarando que debería incorporarse a los “miles” de trabajadores de la educación que quedaron afuera.

La diputada Manuela Thourte (UCR-Evolución), autora del proyecto, informó sobre sus principales puntos, entre ellos la creación de “oportunidades de ascender a través de cargos de desempeño en el aula”, los “incentivos salariales para quienes realicen cursos de formación” y el incremento de la cantidad de participantes que pueden presentarse a los concursos de ascenso.

Además, dijo que con la nueva ley se dará “prioridad a quienes realicen cursos de ascensos para cubrir algunos cargos”, al tiempo que que se reducirán los requisitos de antigüedad.